Expectación, nervios y muchas ganas. Para los amantes del cine español, la noche de Los Goya es sin duda un acontecimiento que hay que marcar en la agenda. No sin algo de polémica, como ya es habitual, la gente espera ansiosa que lleguen las diez para saber el nombre de aquellos actores, directores, productores y, en definitiva, de todos esos profesionales del cine que se llevarán el que es el premio más renombrado del cine español. Sin embargo, la curiosidad de la gente no queda ahí. Los vestidos de las actrices o cómo presentará por tercer año consecutivo los galardones el actor y humorista Dani Rovira se añaden a la lista de razones por las que no hay que perderse la gala.

La noche comienza con la La Film Symphony Orchestra, que permanecerá en el escenario durante toda la velada para poner banda sonora a la entrega de premios y avisar a aquellos galardonados que se extiendan demasiado en sus discursos de agradecimientos. A continuación aparece en Dani Rovira, explicando las razones por las que, a pesar de las críticas recibidas la pasada edición, ha decidido volver a subirse al escenario como presentador. El discurso inicial no acaba ahí, ya que después de hacer referencia al buen año del cine español, de dirigirse a Donald Trump para recalcar que cine se escribe con i latina y de dedicar unas escasas palabras a los políticos (según Rovira, el mismo tiempo que habían dedicado ellos a la cultura en sus campañas electorales), el presentador saluda a Yvonne Blake, presidenta de la Academia de Cine. Saluda también a algunos de los directores y actores nominados y pide con humor no ser el centro de muchas críticas.

Y ahora sí, empieza la entrega de premios. El primer galardón es el de Mejor Dirección Novel, entregado por Daniel Sánchez Arévalo y Adrián Lastra. Cumpliéndose los pronósticos, Raúl Arévalo consigue hacerse con él, dando un discurso breve pero con fuerza y agradeciendo, entre otros, a las cinco mujeres fundamentales de su vida. El siguiente premio, Mejor Dirección de Fotografía, es para Óscar Faura, por Un monstruo viene a verme. Y llega el turno para el primer cortometraje premiado de la noche. El Goya al Mejor Cortometraje de Ficción es para Timecode, de Juanjo Giménez Peña. Le siguen el Goya al Mejor Maquillaje y Peluquería para Marese Langan y David Martí, por Un monstruo viene a verme; y el Goya a la Mejor Dirección Artística para Eugenio Caballero, por Un monstruo viene a verme.

Raúl Arévalo.jpg
Raúl Arévalo recoge su Goya. Fuente: Fotogramas

Dani Rovira aparece de nuevo en pantalla, pero esta vez entre el público, al lado de la Presidenta de la Academia y cambiando el traje por un disfraz de Superman. Después de mantener una pequeña conversación, llega el turno del Goya a la Mejor Película de Animación, que es para Psiconautas, los niños olvidados. Siguiendo con la animación, el Goya al Mejor Cortometraje de Animación es para Decorado. Y llega el turno de otro de los premios más esperados de la noche, el Goya al Mejor Actor Revelación. El premiado es Carlos Santos por su papel en El hombre de las mil caras, para el que tuvo que raparse la cabeza y engordar diez quilos.

Después de este premio llegan al escenario Mariano Barroso, Vicepresidente de la Academia de Cine, e Yvonne Blake, la Presidenta de la Academia de Cine. En su discurso, agradecen a los espectadores que llenaron las salas de cine para ver películas españolas y hacen mención, entre otros aspectos, a la cantidad recaudada por el cine español.A continuación, Dani Rovira coge el relevo de la gala subido en unos tacones rojos con el objetivo de ponerse en los zapatos de las mujeres. Reivindica el escaso papel que tienen las mujeres en la industria del cine, comparando el número de candidaturas de actores y actrices o de mujeres que dirigen películas frente al número de hombres directores.

Y de nuevo entrega de premios, en este caso a la Mejor Canción Original. Silvia Pérez Cruz consigue hacerse con el Goya por la canción Ai, ai, ai y trae consigo uno de los momentos más emotivos y destacables de la gala. Tras dar los correspondientes agradecimientos, comienza a cantar con una voz dulce pero que sin duda está cargada de fuerza una canción con un tremendo mensaje dedicada a los desahuciados. Sin duda, uno de los momentos más memorables de la gala. El siguiente Goya, el de Mejor Dirección de Producción, es para Sandra Hermida Muñiz, por Un monstruo viene a verme.

Llega otro de los momentos más esperados y también de los más emotivos. Macarena García y Cayetana Guillén Cuervo salen al escenario para entregar el Goya a la Mejor Actriz Revelación. Con una notable alegría, Macarena anuncia el nombre de su amiga Anna Castillo, que va inmediatamente a abrazar a su también amiga Belén Cuesta, nominada a la misma categoría. Con mucha emoción, Anna agradece el premio a todo el equipo de El olivo, película por la que ha sido premiada, y en especial a Belén, la persona de la que más ha aprendido como actriz. El Goya a la Mejor Película Europea es para Elle.

Anna Castillo y Belén Cuesta.jpg
Anna Castillo y Belén Cuesta. Fuente: Antena 3

Ahora es el turno del Goya de Honor, para Ana Belén. Con su familia visiblemente emocionada y ante la admiración de los presentes, la actriz da un discurso en el que recorre brevemente su trayectoria y menciona la desigualdad entre los hombres y las mujeres en el mundo del cine. El Goya a la Mejor Música Original es para Fernando Velázquez, por  Un monstruo viene a verme y también para esta película es el Goya a los Mejores Efectos Especiales, en este caso para Pau Costa y Félix Bergés. Los premios para la película de Bayona no acaban aquí, ya que también consigue alzarse con el Goya al Mejor Sonido, para Peter Glossop, Oriol Tarragó y Marc Orts.

El Goya al Mejor Diseño de Vestuario es para Paola Torres por 1898. Los últimos de Filipinas. La gala sigue con una categoría tan disputada como el Mejor Actor de Reparto. Consigue el Goya Manolo Solo, por Tarde para la ira. Paula Echevarría y Álvaro Cervantes entregan a Cabezas Habladoras el Goya al Mejor Cortometraje Documental y el Goya a la Mejor Película Documental es para Frágil Equilibrio.

Los Goya están llegando al final y Dani Rovira vuelve a bajarse del escenario para hablar con los actores presentes. Belén Cuesta o Alexandra Jiménez son dos de las actrices a las que Rovira hace mención, pero sin duda, el diálogo con Karra Elejalde y el posterior beso entre ambos marca esta intervención.

Karra Elejalde y Dani Rovira.jpg
Karra Elejalde y Dani Rovira. Fuente: Antena 3

Continúa la entrega de premios. El premio a la Mejor Actriz de Reparto es para Emma Suárez, por La próxima piel. La gala va más allá de nuestras fronteras, concretamente hasta Argentina, con el Goya a la Mejor Película Iberoamericana para Ciudadano Ilustre. El Goya al Mejor Montaje es para Bernat Vilaplana y Jaume Martí, por Un monstruo viene a verme; y el Goya al Mejor Guion Adaptado es para Alberto Rodríguez y Rafael Cobos, por El hombre de las mil caras. Siguiendo con los premios a los guiones, Raúl Arévalo y David Pulido consiguen alzarse con el Goya al Mejor Guion Original, en el que trabajaron durante ocho años.

Y ahora sí, los últimos premios de la gala. Dani Rovira, tras dar una tila a Bayona, visiblemente emocionado durante toda la gala, da paso a uno de los galardones más esperados de la noche, el Goya al Mejor Actor Protagonista. Roberto Álamo recoge el premio por su papel en Que Dios nos perdone, dedicado entre otros al resto de nominados y a todos los actores españoles. Pedro Almodóvar es el encargado de entregar el Goya a la Mejor Actriz Protagonista y consiguiendo el segundo premio de la noche, Emma Suárez, visiblemente emocionada, se lleva el galardón por Julieta.

Las actuaciones musicales son comunes en las galas de los Goya y este año no podía faltar una. Adrián Lastra y Manuela Vellés salen al escenario demostrando seguridad y fuerza en una actuación donde muestran sus grandes voces (especialmente, Adrián Lastra). Quedan dos premios por dar y el primero de ellos es el Goya al Mejor Director. El nombre del sobre es Juan Antonio Bayona, que en un discurso emotivo hace una de las referencias a la cultura más bonitas de la noche: “sin la cultura seríamos incapaces de expresar cómo somos y cómo sentirnos, y hay que apoyarla todos”. Y finalmente, el Goya a la Mejor Película, que se lo lleva Tarde para la ira y que lo recoge Beatriz Bodegas, productora de la película.

Bayona.jpg
J. A. Bayona con su Goya a Mejor Director. Fuente: Antena 3

Y aquí acaba una gala de Los Goya mucho más breve de lo normal, pero que sin duda ha sido correcta, emocionante y que ha dejado grandes momentos. Ahora, a esperar lo que nos tiene preparado el cine español para este nuevo año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s